viernes, 26 de octubre de 2012

Viaje Interestelar


El viaje interestelar es aquel que se realiza entre las estrellas. Si bien la humanidad ha podido dar sus primeros pasos en los viajes interplanetarios tanto con sondas robóticas como con misiones tripuladas el vuelo interestelar es mucho más difícil que viajar a los planetas.

Mucho se ha escrito sobre este apasionante tema en las últimas décadas. Tanto la NASA como la ESA han dedicado recursos para investigar los conceptos relacionados con el viaje interestelar. Sondas interestelares, misiones tripuladas, naves generacionales son, al parecer, proyectos realizables aunque presentan retos tecnológicos y económicos considerables que probablemente no se cumplan en un futuro próximo.

En esta primera entrada hablaremos acerca de las dificultades que enfrenta un hipotético viajero estelar.

Dificultades del viaje a las estrellas.

Distancias estelares.

El principal desafío para los viajes interestelares son las grandes distancias que hay que cubrir. Esto significa que son necesarios una velocidad muy grande y / o un tiempo de viaje muy largo. El tiempo que le lleva a la mayoría de los métodos de propulsión "realistas" van desde décadas hasta milenios. De ahí que una nave interestelar estaría mucho más expuesta a los peligros del espacio que una nave interplanetaria, incluyendo la exposición al vacío, la radiación, la ingravidez y los micrometeoritos. Todo esto hace difícil un vuelo tripulado a las estrellas.

Energía requerida

Un factor importante que hace al vuelo interestelar tan difícil  es la energía que debe suministrarse para obtener un tiempo de viaje razonable. 

La velocidad para un viaje tripulado o robótico que dure alrededor de unas pocas décadas, incluso a la estrella más cercana se encuentra a un nivel de demanda energética miles de veces mayor a las de los vehículos espaciales actuales. Se ha estimado que para acelerar una tonelada a una décima parte de la velocidad de la luz se necesitaría 4,4 x 1017 J de energía. Para hacerlo más difícil toda esa energía se debe llevar en la nave, ya que en el frio vacio entre las estrellas los paneles solares no funcionan lejos del sol o de otras estrellas.

Medio Interestelar.

Un problema importante al estar viajando a velocidades extremadamente altas es que el gas y polvo interestelar pueden causar grandes daños a una nave, debido a las altas velocidades relativas y las grandes energías cinéticas involucradas.

Se han propuesto diferentes métodos de blindaje para atenuar este problema. Los objetos más grandes, como granos de polvo macroscópicos, son mucho más raros pero su poder destructivo seria mucho mayor.

Comunicaciones.
Debido a que las ondas electromagnéticas no pueden viajar más rápido que la luz, la transmisión de datos interestelares es todo un problema. Incluso en la estrella más cercana, los datos enviados desde allí por una sonda tardan más de 4 años en llegar a la tierra haciendo imposible el control de la nave desde nuestro planeta. Dicha sonda deberá actuar de forma totalmente automática, claro una misión tripulada podrá actuar inmediatamente a sus observaciones.

La comunicación interestelar es un verdadero problema, la sonda podría llegar a su destino, realizar sus observaciones y transmitir sus datos a la tierra, pero no hay garantías que estos lleguen a nuestro planeta dada la distancia extrema.

El tiempo de viaje.

Incluso con los sistemas más avanzados disponibles en la actualidad un viaje a las estrellas más cercanas llevaría varias décadas o siglos, lo que dificultaría un vuelo tripulado. Este dilatado tiempo de viaje limita la cantidad de estrellas que podríamos visitar a solo las más cercanas ya que destinos más lejanos implicarían lapsos de tiempo demasiado grandes. Se ha dicho que si una misión interestelar tripulada no puede ser realizada en menos de 50 años, no debería realizarse en absoluto.

Estas son, a grandes rasgos, las principales dificultades a las que se enfrentan los viajeros estelares. Una empresa de tal magnitud estaría dentro de nuestras capacidades tecnológicas, al menos en teoría, pero debido al gran esfuerzo requerido no es probable que la humanidad intente un viaje a las estrellas en un futuro próximo, a menos que se produzcan avances significativos.

En posteriores entradas hablaremos acerca de los diferentes métodos propuestos para viajar a las estrellas.


15 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Un artículo excelente. Muy equilibrado. Lo comparto en su totalidad. Nos restan al menos 200 años para acometer un proyecto de esa envergadura.

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar